NBA - SOLUCIÓN A UN ALL STAR INSÍPIDO

viernes, 13 de febrero de 2015

LOS ÁNGELES -- No seré el primero, el último y por supuesto, no seré el único. Ya está aquí el Juego de las Estrellas, lo que para mí es la Pereza de las Estrellas. Me refiero al partido en sí, al encuentro en el que el espectáculo prima sobre la competitividad y acaba convirtiendo la cita en una experiencia soporífera.

Cuando llega este momento del año, me suelo fijar más en cómo interactúan los jugadores entre ellos, en cómo se relacionan, bromean -o no- esos que pelean por ser los dueños y señores de sus respectivas conferencias y ahora comparten uniforme -o no- porque la rivalidad entre Este y Oeste no existe y el partido se convierte en una oda a la amistad. Qué más da quién gane cuando lo mejor ya pasó: el concurso de clavadas y el de triples, eso sí es espectacular. En el partido en sí suele faltar sustancia. Ya sea por el ambiente lógicamente distendido en el que los jugadores no arriesgan -ni defienden- el colmo sería que salieran lesionados cuando se viene la etapa decisiva de la temporada; o ya sea porque todo está destinado a marcar puntos como churros. Si no, que le pregunten a Steven Kerr por qué en ante la lesión de Blake Griffin saldrá con tres 'pequeños' en el quinteto titular del Oeste: Steven Curry, Klay Thompson y James Harden.


En fin, más de lo mismo. Cada vez le veo más sentido al planteamiento sobre un partido entre jugadores internacionales y locales. Eso sí sería un juego entretenido desde la bocina inicial a la final pasando por todas sus fases. Eso sí se tomaría con la seriedad que merece esta fiesta -ni mucha, ni poca, un término medio superior al actual- eso sí pondría sobre la mesa una alternativa que no sólo interese a Estados Unidos y a los amantes del básquetbol que hay esparcidos por el mundo, sino a una generalidad más global.

Imaginen el paquete completo de derechos de emisión del All Star, si lo vendieran por separado al del resto de la temporada regular, a países como Argentina, Eslovenia, España, Australia, Italia, Francia, Croacia, Puerto Rico, Senegal, República Dominicana, Brasil... por citar algunas de las naciones que podrían tener representantes. A Adam Silver, el blanco de los ojos se le volvería verde dólar y ni qué decir tiene las chiribitas que tendrían los aficionados de medio mundo en sus pupilas.

Imaginen una selección de los mejores jugadores nacionales de la NBA jugar un partido contra los mejores internacionales que militan en la liga. Sería una especie de Team USA contra una especie de selección del resto del mundo. La repercusión sería brutal.

Además, desde el punto de vista experimental, esta opción tiene un atractivo absoluto. Las recientes conversaciones de varios jugadores y coaches sobre las diferencias en el desarrollo del juego y los jóvenes entre Europa y EEUU abrieron la caja de pandora. Primero fue Kobe Bryant, quien atacó directamente al sistema de la Amateur Athletic Union (AAU), organización que se encarga de proyectar a los mejores jugadores estadounidenses.

La Mamba Negra afirmó que este sistema va en contra del aprendizaje de los jóvenes ya que desde pequeños están pensando en dónde jugarán en High School, Universidad y en la utópica carrera profesional. Según su versión, por el camino se pierden varios componentes básicos del juego, algo que no sucede en Europa, donde dejó entrever que los jugadores tienen más destrezas. El coach de Los Angeles Lakers, Byron Scott, también mencionó este aspecto y el jugador argentino, Luis Scola, siguió esta línea (eso sí, desde el desconocimiento de la AAU).

Hablar de Europa no es hablar del resto del mundo, sin embargo es un buen indicativo, ya que muchos jugadores de otros países se curtieron en el Viejo Continente. Si pusiéramos cara a cara a una selección internacional frente a otra estadounidense año tras año se podrían llegar a muchas conclusiones al respecto.

Imaginen todas las combinaciones posibles teniendo jugadores de la talla de Steven Curry, Klay Thompson, Kevin Durant, Blake Griffin, DeAndre Jordan, Carmelo Anthony, LeBron James, John Wall, Chris Paul, Kyle Lowry, Anthony Davis, James Harden, Russell Westbrook... contra los Manu Ginóbili, Pau Gasol, Marc Gasol, Al Horford, Tony Parker, Tiago Splitter, Luis Scola, Nicolas Batum,Boris Diaw, Joakim Noah, Ricky Rubio, Luol Deng, Roy Hibbert (quien está jugando con Jamaica), Donatas Monteijunas, Nicola Vucevich, José Juan Barea, Goran Dragic...

No sé a ustedes, pero a mí sólo de pensarlo se me hace la boca agua.

Gonzalo Aguirregomezcorta 

EspnDeportes // www.dominicanosenbasket.com

 
 
 

Fans Facebook

Bronce Centrobasket (2016)

Lo Ultimo en Twitter

Puesto Nº 11 Mundial U17 (2016)

Publicidad

Historial Selección RD